La Vocación de Servicio: Un camino de Completa Entrega

La vida en su miles de formas y posibilidades, se despliega como un constante misterio de transitarlo.

Transitar las verdades que van apareciendo una y otra vez en nuestro interior, para que en un silencioso y completo intento, darle una continuidad en los cientos de ámbitos que no tenemos control y a su vez participamos cada día.

Es en ese punto que de niño he vibrado en el servicio.

¿Qué es el servicio? ¿Para qué seguir un camino así?

El servicio es ponerse con lo mejor de ti, en disposición de escucha, apoyo y colaboración con la vida misma: Seres humanos, animales y la misma gran y hermosa naturaleza.

Es un caminar en que te cultivas cada día, entiendes que al estar frente a una expresión de vida que requiere de tu visión o simple presencia, necesita que sea de la mejor manera. Un encuentro sagrado con un pedazo de vida y de espíritu que se abre para acompañar, apoyar para que sienta esa verdad con miles de colores.

He dejado todo lo que conozco y amo, por seguir este gran amor que es el servicio. He arriesgado todo por sumergirme en su máxima expresión en esta energía, esta vocación, esta pasión de ser testigo que una persona o grupo, sientan su verdad y caminen para volar. Con miles de personas de todo el mundo que he tenido el honor de hacerlo, que no significa nada si al momento de hablar con un desconocido no escucho su sabiduría, como tantos maestros anónimos hay por las calles.

Es un amor que te desafía, una entrega que te confronta con estilos de vida diferentes, una incertidumbre de estar en la altura y otras abajo, donde las preguntas abundan y el servicio es sutil, constante y sin titubeos. Ante cada crisis, me rindo y entrego con mayor fuerza.

He hecho lo mejor que puedo para hacer de este servicio, un momento de calidad en que la confianza que recibo sea retribuida con una mirada compasiva, un abrazo en silencio y una cascada de amor, por el solo hecho de permitirme ser un espejo de tu capacidad de transformación.

Así, una y otra vez, reafirmo mi camino, mi misión de estar recorriendo este sendero del servicio.

Humano, imperfecto, directo, intuitivo y con mi corazón abierto me entrego a ti vida, a ti naturaleza, humanidad y servicio, con lo más verdadero de mi espíritu.

Cada minuto de preparación, cada hora de concentración, solo para ofrecer un camino de apoyo y transformación, es un acto de amor constante.

Me alegra saber que hay más y más personas que se entregan a este camino.

Tras 18 años conscientemente recorriendo este estilo de vida, les puedo decir que necesita todo de ti, no una parte, sino incluso tus miedos y sombras. Así, en vez de generar dependencias y abusar de la desinformación de algunas personas, te transformas en un agente que suma, aporta y luego se retira en silencio para agradecer el acto de dar.

Bendito y misterioso servicio: Una entrega que se entrega.

Benjo Podlech

«Útero»

Toda una vida en relación con lo femenino y los últimos años apoyando sus proceso de sanación como hombre a diferentes grupos de mujeres que han confiado, me atrevo a escribir mi primer poema al «Útero»:

«Útero

A ti fuente de vida,
Envoltorio de la historia de la humanidad
Te quiero dedicar unas palabras,

Receptivo y femenino,
Me permitiste evolucionar en ti,
De célula a humano,
Hasta ser un hombre en el útero de mi madre

Nueve meses de contención total,
Un viaje de crecer y cambiar
Nutriendo y acariciando cada átomo
Plasmas en mi piel, la fuerza de la mujer

Misterioso mar de nutrición
¿Cuántas historias viven en ti?
¿Cuanta sensibilidad fluye?

Universo de poder y transformación,
Te pido perdón
Por cada hermano masculino
Que no cuido la matriz que eres

Venimos de ti,
Un mismo origen

Tal como creas vida, 
Tampoco olvidas
Es a esas memorias que te cansan, 
Que pongo mis manos para calmarlas

Cada útero 
que me detuve a sentir como hombre
Fue una conexión, 
En que eres vulnerable y poderoso a la vez

Que la falta de cuidado
Abuso o miedo,
Que las mujeres de nuestro linaje
Vivieron en silencio,
Hoy es un momento de nueva armonía,
El hombre puede apoyar,
A generar una nueva memoria
La del respeto, y ternura
Sin ti útero, no existiría la vida

Así le envío al universo, 
Que ya estés sano y en calma, 
Que tu proceso sea amar la vida
Y que la vida, 
Hombres y naturaleza, 
Amen la fuente que eres
Útero pulsante»

A cada mujer que le llegue estas palabras, gracias por tu trabajo interno y por tu valentía, de generar un nuevo código de vida.

Benjo Podlech

Si estas Compartiendo con una Persona «Sensible»

Me reconozco una persona altamente sensible y ha sido un viaje descubrir y sentir la belleza de serlo.

Antes de que te hablen, sientes lo no-dicho, eso invisible que para ti es tan claro

Un tono de voz o postura del cuerpo, no es indiferente, sientes la diferencia de los detalles

Los juicios te golpean el corazón, hasta que recuerdas esconderte en una armadura de fuerza, sabiendo que solo te protege

A veces se ve que exageras ante ciertas situaciones, en el fondo, es que sientes la totalidad de ese momento y no solo una parte.

No eres grave ni denso, sino más bien intentas hacerte entender, dado que duele cuando no se ponen en tus zapatos.

La empatia es innato en ti, la compasión una opción siempre disponible y la entrega, una manera de sentirte vivo.

Si compartes con alguien sensible, estás con alguien inevitablemente abierto a ti, a lo que te rodea, a lo que callas y a lo que está fluyendo. Estas por así decirlo, con una oportunidad de sentir un espiral de experiencias.

En un mundo en que la Vulnerabilidad es tabú y la sensibilidad sólo para contadas situaciones, reconocerse sensible es un acto de valentía.

Soy sensible, y trato de serlo cada vez más. Prefiero exprimir lo que cada momento tiene, sin que por ello escape del dolor, sino que lo abrazo para ir a eso llamado vida.

Y así, veo como un don vivir una sensibilidad que puede crecer y compartirse.

¿Y tú? ¿Qué regalos te ha traído ser sensible?

Benjo Podlech