La Invisible Influencia de una Autoridad Externa

Ante los últimos acontecimientos de protesta, unión del pueblo por un propósito en común de cambios sustanciales en las reglas del juego del pacto social, quiero compartir una reflexión para sumar un elemento que puede tomar una gran potencia, con la fuerza de millones, para comenzar una revolución personal en tu vida y en específico las “figuras de autoridad” que hay en tu entorno que le das poder sobre ti mismo y que de alguna forma, temes mostrar tu verdad, te minimizas y de manera inconsciente cedes ante ciertas situaciones y personas, que al final provoca que te sientas fuera de tu centro y con menos energía.

Los movimientos sociales, son también movimientos que tocan la esfera individual y la individual a la social: reflejado en la indiferencia en que otros decidan por ti, o cómo está ocurriendo en mi amado Chile, millones de personas pongan un límite irrenunciable y se ponga fin a un sistema que mata la vida de las personas.

Eso confirma la hipótesis sistémica que estamos interconectados y lo que pasa en una parte influencia en el todo.

El “todo” de este momento es la sociedad, el movimiento de millones de personas hacia un abuso que por años se reducía a una queja, hasta que comenzó una lucha explicita y confrontativa con una autoridad que imponía sus reglas del juego, sin siquiera querer ceder a las necesidades de las personas. Decenas de años viviendo con “normalidad” un mecanismo de asesinato interno de las personas. Hasta que se llegó a un punto insostenible, en que callar, es sinónimo de humillación e intentar sobrevivir en condiciones antihumanas. Y así, esta fuerza se reconoce en sus derechos de que SI se puede vivir una mejor vida en comunión con los demás.

Ahora bien, si estamos de acuerdo con lo anterior, en que lo ocurre afuera puede ser una puerta directa para ajustar algo dentro y próximo a tu vida, he observado en mi vida un par de figuras de autoridad que aún están generando una influencia en mi, sin que yo hubiera decidido darles poder sobre mi o mi energía. Y curiosamente, con personas de diferentes países, ha nacido espontáneamente esa reflexión sobre “esas figuras de autoridad” en los ambientes en que nos movemos.

Tal como decía mi querido amigo Felizpe Landaeta Farizo en uno de sus post que cito a continuación, salir de la zona de confort es entrar a la zona de incerteza, donde el miedo de quienes están en el poder radica en oponerse al cambio y agregaría que las personas que queremos ese cambio, nos enfrentamos al miedo de Qué hacer y Cómo en esta nueva forma que se está abriendo en el horizonte:

Esta explosión social veo que sólo puede escalar pues un avance implica un cambio de cosmovisión de quienes debieran liderar y gobernar. Algo que no puede pasar porque para ello debes estar dispuesto a dejar atrás aquello que te da seguridad; los cambios de paradigma implican superar e integrar aquello que nos da certeza. Eso significa que ellos mismos quedarían, así como están hoy, obsoletos. Deben tener mucho miedo, porque cualquier salto de nivel de consciencia es, en sí mismo, un salto de fé donde no sabes a lo que vas a llegar”.

Así, manteniendo el foco en el proceso personal de reconocer las figuras de autoridad en mi vida y entorno que imponen sus ideas o deseos sobre mí, reconocer ese tipo de influencia es una puerta que abre la posibilidad de que puedas verte a ti mismo manteniéndote en esa zona de “inconfort” y una vez que lo observas, comienza el libre albedrío a entrar a tu vida para manifestarse hacia nuevas direcciones.

Mi querido colega coach y quien me formo hace 7 años en coaching ontológico corporal, Alejandro Puentes Uslar, en una de sus publicaciones hace un puente entre el fenómeno social y la realidad personal, citando las preguntas que nos compartió en las redes:

¿Qué está pasando en mi entorno que no estoy pudiendo ver? ¿Cuáles son mis sensaciones de injusticia que no estoy poniendo sobre la mesa? ¿Cuáles son los pequeños abusos que estoy generando en mi entorno? ¿Qué me pasa al habitar la incertidumbre?

Recapitulando: El movimiento social está enfrentándose a un sistema y autoridad externa que ha impuesto unas reglas del juego que atentan hacia la vida de las personas. Este movimiento, ampliando ahora el foco para sumar observar tu vida y relaciones interpersonales hacia TU RELACIÓN CON LAS FIGURAS DE AUTORIDAD, donde si decides dejar de sentir su influencia sobre ti, tus decisiones y tu vida, llevará que te muevas de una zona de confort o patrón, en que el miedo será una será una señal de movimiento. Para poder comenzar las reflexiones con las preguntas antes citadas, llegando al punto central de este artículo que te estoy compartiendo:

¿Cómo reconozco a una figura de autoridad en mi vida que no le he querido dar poder e influencia sobre mí? ¿Qué puedo hacer una vez que reconozca que una pareja, ex, amigo, compañero de trabajo, familiar, tienen un lugar de autoridad sobre mí que no quiero seguir sosteniendo?

Estás grandes preguntas invito a los lectores, colegas e interesados a compartir sus respuestas, dado que no voy a compartir una receta de cocina que asegure una solución, sino más bien indicadores para poder detectarlo y posibles caminos para crear tu propia y autentica solución, limite, orden o como quieras llamarlo con estas situaciones o personas que emocionalmente tienen una influencia sobre tu vida.

1. De la Victima a la Responsabilidad Personal

Es importante darnos cuenta que si repetimos esta dinámica de buscar alguna autoridad en nuestras vidas para darnos una sensación de validez o de seguridad sobre nosotros mismos, estamos siendo responsables, (¡Sin confundir con culpa porfavor!) de perpetuar esa situación. Las víctimas no se ven capaces de modificar esa situación o realidad, la responsabilidad con dosis de humildad, permite abrir la construcción de una realidad. Tal como sucedió con el movimiento social, de ser víctimas del sistema, ahora somos responsables de mantenerlo o cambiarlo, donde ha quedado claro a ojos de todo el mundo, que se va a realizar el cambio ante el empoderamiento de millones de personas para llevarlo a cabo. Lo mismo lo puedes ver hacia tu vida personal y relaciones, ese lugar de responsabilidad es la de decidir.

2. Miedos asociados a tomar la Autoridad Personal

Este punto es sumamente importante de detenernos a observar. Una vez que ves que la responsabilidad esta en tus manos, viene tomar un lugar de autoridad en tu vida, autoridad personal. Sin embargo, ocurre que da miedo, es un gesto de crecer, hacerte mayor, no depender de otros y finalmente arriesgaste a determinar cómo quieres vivir tu vida. Este miedo, se puede ver cuando nos sentimos minimizados ante personas que se imponen con cierta fuerza, autoritarias, dominantes y sin darte cuenta, tu autoridad personal desaparece ante ese estereotipo. Son cientos de años que hemos recibido en nuestro ADN, patrones, visión de mundo, en que esa forma se haga lugar en el mundo. Si en este punto del escrito, ya has podido comenzar a ver algún personaje que te rodea o tienes contacto se parece a lo que te digo, entonces tienes frente a ti la oportunidad de fortalecer tu autoridad interna ante ese tipo de personajes. Socialmente lo vivimos con las fuerzas armadas que impusieron a través de la fuerza sus reglas del juego, sin embargo, el pueblo se esta moviendo desde una “autoridad desde el pueblo” por así llamarlo, provocando que se mantenga el propósito incluso si se siente miedo.

3. Emociones y Sensaciones ante la influencia de una figura de autoridad

Me he detenido a observar qué siente mi cuerpo cuando esta ante este tipo de autoridad externa a mí, sumado a lo que he observado en cientos de personas de diferentes nacionalidades en psicoterapia:


– Se me aprieta el pecho
– Dudo de lo que siento
– Un Intento exagerado de decir o hacerlo bien ante sus ojos
– Siento miedo de equivocarme o se enfade
– Mi postura corporal se contrae
– Cedo mis ideas por intentar mantener una armonía
– Me siento “menos”
– Siento que tiene “más fuerza” que yo.
¿Qué otros indicadores podrías sumar?

4. Reflexiones y acciones para abrir una nueva posibilidad

Si ya llegaste a este punto del articulo ¡Te lo agradezco de corazón!

La finalidad de estas palabras es que podamos ver de manera clara, honesta y directa, este tipo de relaciones que no nos interesa seguir manteniendo, dinámicas confusas de imposición y dominación, en que dejamos de ser nosotros mismos por personas (que no son responsables) encarnan ese arquetipo o modelo que no escucha, sino que impone sus deseos sin ver las necesidades de otros.

Volver a darte poder a ti mismo, es que estos personajes en su manera constante de ser, no influencien tu propia verdad y autoridad interna.
Una manera de darte poder a ti mismo y crear esa autoridad personal, es CONFIAR en ti. ¡Si! Eres imperfecto y lleno de cuestiones pendientes, eso no es razón suficiente para desmerecer eso que sientes y quieres intentar expresar y vivir.

Otra manera es entendiendo que esas figuras de autoridad te drenan energía, sumado a que tienes gratuitamente un miedo de cientos de años de rebelarte ante eso en que literalmente se siente un miedo tan grande como si fueran atentar ante tu vida, y así fue en nuestros ancestros más antiguos, solo que hoy, no tiene fundamento ese miedo. El punto acá más que te rebeles ante ese tipo de personas, es rebelarte ante tu propio miedo y que te atrevas junto a él, a hacer un acto de honestidad y libertad, un grito en que estás viviendo tu vida.

Y por último, disponerte a APRENDER a construir esa autoridad interna, ese reinado de tu vida para poner tus condiciones del juego con quien compartes; te atrevas a decidir y también cambiar de decisión, y así, tal como Chile está demostrando que por más fuerza y leyes que un sistema/figura de autoridad quiera mantener e imponer, la fuerza de tu verdad más profunda, es mayor, porque es la fuerza de la vida, la que permite todo lo que estamos viviendo y vivir es transformar…

Gracias

Benjo Podlech

This Area is Widget-Ready

You can place here any widget you want!

You can also display any layout saved in Divi Library.

Let’s try with contact form: